COLOMBIA

 

REPORTAJES

ACTUALIDAD

USUARIOS

CONTACTO

HOME

 

 

 

 

EL NORDESTE ANTIOQUEÑO, LA JOYA POBRE
Vereda Lejanías / Remedios y Segovia / Antioquia - Abril 2006 y archivo.
El nordeste antioqueño es una joya. Posee grandes reservas de oro y uranio, madera en abundancia y una biodiversidad deseada por los grandes inversionistas extranjeros. Sin embargo, en la Vereda Lejanías, como en la mayoría, no hay red eléctrica, tampoco instalaciones sanitarias ni acueducto, el agua potable sigue siendo un sueño.

 
Las condiciones de salubridad son lamentables, no hay médicos y sólo alguna que otra escuela, eso para unas 2500 personas, las que todavía no se han desplazado. La vereda Lejanías no tiene su nombre por casualidad. Para llegar hay que viajar 6 horas por carretera destapada desde el casco urbano de Remedios, eso en verano, en las épocas de lluvias uno no sabe cuando llega. Después hay que caminar otras 6 horas. Todo transporte se realiza gracias a las bestias; a la ida traen madera, y a la vuelta van cargadas con provisiones. Todo este trayecto provoca que los precios de los productos se duplique..

 
La mayoría vive de la extracción de madera, del oro, y de la ganadería. El bosque tropical cada vez está más deteriorado y son muchas las laderas abrasadas para convertirse en pasto para el ganado. El maíz, la yuca y el arroz son los únicos cultivos de "pancoger" (subsistencia) que producen. Su dependencia de los mercados es absoluta y el Ejército puede, cuando le interesa, controlar la entrada de mercancías con la excusa de que parte de ellas van para alguno de los dos frentes guerrilleros de extrema izquierda que operan en la zona, uno de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y otro del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

 

 

Y ¿Qué pasó con los paramilitares de extrema derecha? "A los paramilitares ahora se les ve poco -comenta un campesino anónimo- ahora van siempre de civil y se mantienen sobre todo en el casco urbano de Remedios y de Segovia, pero su control es el mismo", se supone que estos paramilitares del Bloque Central Bolívar se habían desmovilizado en diciembre pasado para acogerse a la Ley de Justicia y Paz, muy criticada por las organizaciones sociales de izquierda. Tanto la guerrilla, como los paramilitares, también sacan parte de sus ingresos de la extracción minera. Curiosamente, no existen cultivos de coca en el nordeste. Según CAHUCOPANA*, es algo a lo que se comprometieron los campesinos junto a las organizaciones sociales, en el año 93.

*CAHUCOPANA. Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright
SURIMAGES SL

Todos los derechos reservados, si desea publicar alguna de estas fotografías pongase en contacto con la agencia